TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA

Trastorno del espectro autista y las habilidades emocionales

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza por dificultades en la interacción social y emocional con otras personas en múltiples contextos, teniendo a su vez comportamientos repetitivos (estereotipos).

Durante los primeros años de vida suelen aparecer las primeras manifestaciones del TEA, destacándose entre ellas la falta de interés en otros niños de su edad, el pobre o nulo contacto visual con el interlocutor, la utilización de un lenguaje literal o la evitación del contacto físico. En este sentido, el déficit que presentan los TEA en la percepción y la comprensión de las habilidades emocionales es tan grande, que la intervención terapéutica debe realizarse fundamentalmente desde los primeros indicios del trastorno.

Por esta razón, el entrenamiento en habilidades emocionales es uno de los pilares terapéuticos para los TEA, puesto que aquí reside una de sus mayores dificultades. Los TEA no son capaces de comprender los sentimientos y emociones que las personas expresan generalmente a través de su expresión facial, teniendo en cuenta que suelen evitar el contacto visual, y en consecuencia no pueden realizar una atribución total de las emociones de otras personas.

Teniendo en cuenta esto, la intervención terapéutica de las habilidades emocionales de un TEA debe comenzar con un aprendizaje adecuado de cada una de las emociones básicas (alegría, tristeza, sorpresa, ira, miedo y asco) a través de siete niveles de intervención específicos, que nuestro centro CoNoCe aborda con una estructura de trabajo multidisciplinar (Psicólogos, Psicopedagogos, Neuropediatras, Terapeutas, etc)

  1. Reconocimiento de las expresiones faciales.
  2. Aprendizaje por imitación de las expresiones faciales.
  3. Análisis de las partes de las expresiones faciales.
  4. Construcción gestáltica de las emociones de lo general a los particular.
  5. Identificación de emociones basadas en las creencias.
  6. Identificación de las emociones basadas en situaciones.
  7. Aplicación, discriminación de los aprendizajes y proceso de generalización.

Una vez que dichas emociones han sido adquiridas, es importante aplicar este aprendizaje en situaciones de Role-Playing, a través del cual se realizarán diferentes situaciones de simulación divididas en dos niveles:

  1. Imitación de la expresión facial.
  2. Discriminación de las emociones realizadas por imitación, profundizando en el tono y la gesticulación.

Asimismo, la utilización de las TIC se ha convertido en un recurso muy importante en la actualidad ya que puede llevarse a cabo en diferentes ámbitos, y por tanto  favorecer la comprensión de las emociones y fomentar la interacción con otras personas (padres, profesores, amigos).

Paralelamente nuestro centro aborda otras técnicas/tratamientos como la Neuromodulación, que regula aquellos síntomas relacionados con este trastorno (TEA).

Cerrar menú