DISORTOGRAFÍA

centro-conoce-disortografia

Tratamiento sobre faltas de ortografía

Es habitual que a los niños e incluso a los y las adolescentes les bajen la nota en sus proyectos y trabajos, pero sobre todo, en sus exámenes, por tener faltas de ortografía. A este problema se le conoce con el nombre de disortografía. La misma es la dificultad significativa en la trascripción del código escrito de forma precisa, es decir, a la presencia de grandes dificultades en la asociación grafema/fonema, así como la integración de las normas ortográficas. La disortografia se debe de entender como una entidad única, ya que, aunque aparecer asociada a la disgrafía o a la dislexia, no siempre es el caso. El CIE-10 (Código Internacional de Enfermedades, 10º edición) la clasifica como un trastorno específico, código F81.81 Trastorno de expresión escrita, que se entiende como:

  • Dificultad ortográfica específica
  • Trastorno específico del aprendizaje con dificultad en la expresión escrita

La disortografía puede deberse a dificultades en la memoria visual, problemas atencionales, etc… ya que los niños suelen cometer el mismo error y, aunque sepan las reglas ortográficas, no logran ponerlas en práctica.

Para solventar este problema, en el centro CoNoCe, nos ponemos a vuestra disposición para trabajar con aquellos niños que tengan faltas de ortografía con el fin de que éstas desaparezcan.

¿Cómo funciona el tratamiento? ¿En qué consiste?

Se evalúa el tipo de faltas ortográficas en diferentes estilos de escritura y se determina el tipo de tratamiento más adecuado a cada individuo. El mismo, se basa en estrategias de alta tasa y frecuencia de estimulación sobre aquellos errores que tienen con tácticas de asociación multisensorial y técnicas de movimientos corporales.

Habitualmente, se dedican 30 sesiones para la compensación de los errores ortográficos hasta que éstos hayan sido asimilados y automatizados por el niño/a. No trabajamos únicamente su memorización, sino su comprensión y asimilación a través de distintas metodologías.

Para su adecuada automatización, se necesitará un trabajo diario en casa de entre unos 10 y 15 minutos durante el tiempo del tratamiento, orientado por el equipo terapéutico.

La alta tasa y frecuencia de estimulación hace que estas normas se asimilen de una forma diferente a como se hace en los colegios o institutos, de modo que los niños y adolescentes las asimilan y automatizan correctamente en el tiempo de tratamiento.

Cerrar menú